¿Alguna vez te has encontrado en la encrucijada de tener que subir el alquiler y enfrentarte a la negativa de tu inquilino?

En esta guía encontrarás toda la información necesaria para manejar situaciones donde el inquilino se resiste a aceptar un incremento en el alquiler, incluyendo estrategias legales y de negociación para llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

Además, podrás contactar sin compromiso con abogados especializados en derecho inmobiliario en tu ciudad, quienes te asesorarán sobre cómo proceder de manera efectiva ante la negativa de un inquilino a aceptar la subida del alquiler.

Verificación de la propuesta de subida

Antes de entrar en cualquier confrontación, es crucial asegurarse de que la subida del alquiler se ha propuesto correctamente, siguiendo las directrices establecidas por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). 

El artículo 9 de la LAU establece un plazo mínimo de duración del contrato de tres años.

Si, al término de este plazo, se desea no renovar o modificar las condiciones del contrato, incluida la renta, es imprescindible notificárselo al inquilino con al menos 30 días de antelación y a través de un burofax.

Esto garantiza que ambas partes están informadas y que la propuesta de subida se realiza siguiendo el procedimiento adecuado.

¿Qué hacer si el inquilino no la acepta?

Cuando el inquilino se niega a aceptar la subida del alquiler y persiste en quedarse sin firmar un nuevo contrato, nos encontramos ante un dilema.

La LAU establece que, una vez finalizado el contrato de arrendamiento y sus posibles prórrogas, el inquilino no tiene derecho a permanecer en la propiedad sin un nuevo acuerdo.

Sin embargo, si continúa pagando el alquiler caducado y el propietario lo acepta, puede interpretarse como una continuación tácita del contrato bajo las mismas condiciones.

Asesoramiento legal y negociación

En estos casos, la intervención de un abogado se convierte en un paso indispensable para conseguir que la negociación o el litigio sean un éxito.

Un profesional especializado puede ofrecer asesoramiento sobre cómo debe realizar el procedimiento, intentando primero un acuerdo amistoso que permita la firma de un nuevo contrato con las condiciones actualizadas.

Si la negociación falla, el propietario se enfrenta a la opción de iniciar un procedimiento judicial de desahucio por expiración del término contractual.

No aceptar el pago del alquiler caducado

Una estrategia que pueden considerar los propietarios cuando el inquilino se niega a aceptar la subida del alquiler es no aceptar el pago del alquiler bajo las condiciones antiguas.

Esta acción debe manejarse con cuidado, ya que implica la no aceptación de la continuación tácita del contrato bajo los mismos términos. 

Si se decide tomar esta ruta, es crucial comunicar claramente esta decisión al inquilino, preferiblemente a través de un medio fehaciente como el burofax, y acompañarla de la correspondiente demanda de desahucio por expiración del término contractual o por falta de pago.

Esta medida, aunque puede parecer drástica, a veces es necesaria para evitar la consolidación de una situación no deseada y avanzar hacia la resolución del conflicto.

Procedimiento de desahucio

Iniciar un procedimiento de desahucio es una medida extrema pero necesaria cuando todas las vías de negociación se han agotado.

Es importante recordar que estos procesos pueden ser largos y complejos, por lo que es imprescindible contar con el asesoramiento legal pertinente para garantizar su correcta ejecución.

Llegados a este punto, es importante saber que la aceptación tácita de la renta por parte del propietario, sin perseguir el incumplimiento, puede complicar el proceso, haciendo aún más crucial el papel del abogado en la gestión de estos casos.

Futuros cambios en la legislación

El panorama legislativo en materia de alquileres está en constante evolución.

Los futuros cambios en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) buscan equilibrar los derechos y obligaciones tanto de propietarios como de inquilinos. 

Entre las modificaciones propuestas se encuentra la extensión del plazo mínimo de los contratos de tres a cinco años y de las prórrogas de uno a tres años, proporcionando así una mayor estabilidad a los inquilinos.

Además, se busca regular más detalladamente los términos relacionados con la fianza y las garantías adicionales, fortaleciendo la seguridad jurídica de los arrendatarios, especialmente en casos donde el propietario decida vender el inmueble ocupado.

¿Cómo encontrar un abogado especializado si un inquilino no acepta la subida del alquiler?

Si deseas consultar con un abogado especialista cuando un inquilino no acepta la subida del alquiler, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Necesitas un abogado? Cuéntanos tu caso y consigue un abogado especialista hoy