¿Te has preguntado alguna vez si estás haciendo todo lo correcto con respecto a la fianza de tu alquiler?

En esta guía desvelamos todos detalles que necesitas conocer sobre la fianza de alquiler.

Desde obligaciones hasta derechos, pasando por consejos sobre cómo recuperar tu dinero, este artículo es tu salvavidas en el vasto mar del arrendamiento inmobiliario.

1. Concepto y funcionamiento de la fianza

1.1 ¿Qué es la fianza de alquiler?

La fianza de alquiler actúa como un seguro para el propietario frente a posibles impagos o daños en la vivienda.

Es una cantidad de dinero que el inquilino entrega al casero al inicio del contrato de arrendamiento.

Su propósito es cubrir cualquier deuda o desperfecto que pueda surgir durante la estancia del inquilino en el inmueble.

Legalmente, es una garantía que protege al arrendador, asegurándose de que, en caso de incumplimiento por parte del arrendatario, exista una forma de compensación económica.

1.2 ¿Cómo funciona la fianza en el alquiler?

Al formalizar un contrato de alquiler, el inquilino está obligado a entregar una cantidad de dinero equivalente a un mes de alquiler para viviendas (o dos para usos distintos, como locales comerciales) al propietario.

Esta cantidad se mantiene en custodia hasta la finalización del contrato. Si al finalizar el alquiler no hay deudas pendientes ni daños, el propietario debe devolver la fianza íntegra.

Sin embargo, si se detectan daños o deudas, el coste se deducirá de la fianza antes de su devolución.

2. Obligatoriedad y monto de la fianza

2.1 ¿Es obligatoria la fianza en un contrato de alquiler?

Según el artículo 36.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), es obligatorio que el arrendatario entregue una fianza en metálico, siendo esta equivalente a una mensualidad de renta en el caso de viviendas, y dos en el caso de arrendamientos para uso distinto al de vivienda.

Esta medida busca asegurar el cumplimiento de las obligaciones del inquilino durante el período de alquiler.

2.2 ¿Cuánto hay que pagar de fianza en un alquiler?

La cantidad a pagar como fianza varía según el tipo de alquiler. Para viviendas, se debe pagar un mes de renta, y para locales comerciales o de uso distinto, dos meses.

Aunque las partes pueden acordar un importe adicional como garantía, este debe especificarse en el contrato bajo un concepto diferente a la fianza, no pudiendo exceder de dos mensualidades de renta.

2.3 ¿Es legal pedir dos meses de fianza?

Para viviendas, solicitar más de un mes de fianza no se ajusta a la legalidad establecida por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

Sin embargo, para arrendamientos de uso distinto al de vivienda, es posible y legal pedir dos meses.

Adicionalmente, las partes pueden acordar una garantía adicional que, sumada a la fianza, no exceda de tres mensualidades de renta.

2.4 ¿Están todos los inquilinos obligados a pagar la fianza del alquiler?

Sí, de acuerdo con la Ley de Arrendamientos Urbanos, todos los inquilinos deben entregar una fianza al propietario al momento de firmar el contrato de arrendamiento.

Esta fianza es obligatoria y su monto es equivalente a un mes de renta para viviendas y dos meses para arrendamientos de uso distinto, como locales comerciales. Esta medida asegura al propietario contar con una garantía frente a posibles incumplimientos o daños.

3. Actualización y Devolución de la Fianza

3.1 La actualización de la fianza en los contratos de alquiler

Durante los primeros cinco años (o siete si el arrendador es una persona jurídica), la cantidad de la fianza no puede ser incrementada.

No obstante, en cada renovación del contrato, el propietario puede solicitar una actualización de la fianza para equipararla a la renta vigente.

Pasado este tiempo, cualquier cambio en la cantidad de la fianza debe ser acordado entre ambas partes.

3.2 Devolución de la fianza del alquiler

La devolución de la fianza es un derecho del inquilino siempre que haya cumplido con sus obligaciones contractuales y no haya causado daños al inmueble.

El propietario tiene un plazo de 30 días desde la finalización del contrato o la entrega de llaves para devolver la fianza.

De no hacerlo, el inquilino puede iniciar acciones legales para recuperar la fianza, incluyendo el reclamo de intereses por la demora.

4. Uso de la fianza para el último alquiler

4.1 ¿Puedo dejar de abonar el último alquiler para que el casero lo cobre con cargo a la fianza?

Esta práctica no es recomendable y puede ser contraproducente. Legalmente, la fianza no debe utilizarse como sustituto del pago del último mes de alquiler.

Hacerlo puede dar lugar a penalizaciones o complicaciones en la devolución de la fianza.

Lo adecuado es cumplir con el pago del alquiler según lo estipulado en el contrato y solicitar la devolución de la fianza al finalizar este.

Este formato proporciona una estructura clara y organizada que facilita la comprensión de los diferentes aspectos relacionados con la fianza de alquiler.

¿Cómo encontrar un abogado para reclamar la devolución de la fianza del alquiler?

Para consultar a un abogado especializado fianzas de alquiler, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tu solicitud se enviará a Melendos, una plataforma legal líder en España y de total confianza, la cual permite conectar a personas como tú con abogados expertos.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Necesitas un abogado? Cuéntanos tu caso y consigue un abogado especialista hoy