Ventajas y desventajas de la nuda propiedad

Con el mercado inmobiliario revolucionado, muchos inversores se dejan seducir por la nuda propiedad. En la siguiente guía queremos hablarte de todas las ventajas y desventajas de la nuda propiedad, para que veas si te encaja con tus intereses.

¿Necesitas un abogado? Cuéntanos tu caso y consigue un abogado especialista hoy

Nuda propiedad: beneficios e inconvenientes

La nuda propiedad es un concepto jurídico que podríamos decir que está de moda, dado que está más a la orden del día que nunca.

En la nuda propiedad, una persona tiene derecho sobre una vivienda pero no la puede usar. Por lo que, aún teniendo la titularidad del piso, el uso y disfrute le pertenece a otra persona, lo que se conoce como derecho de usufructo.

Las principales ventajas de invertir en la nuda propiedad

1- Es una inversión a largo plazo y puede ser muy rentable

Tendemos a relacionar las inversiones en el largo plazo como sinónimo de buena rentabilidad. Y algo así pasa, dado que la nuda propiedad es una opción atractiva para aquellos inversores que buscan oportunidades a largo plazo

Al adquirir la nuda propiedad de un bien, el inversor puede beneficiarse de una vivienda a un precio mucho más económico del que le costaría de forma “normal”, ya que solo está comprando la propiedad en sí misma, sin el derecho de disfrute. 

Si ya de por sí una buena operación inmobiliaria suele ser rentable, esto puede permitir una inversión todavía más rentable y una potencial ganancia de capital en el futuro cuando la nuda propiedad se convierta en plena propiedad

2- Menor carga financiera que otro tipo de inversiones

Al adquirir la nuda propiedad de un bien, como puede ser el caso de una vivienda, el inversor no tiene la obligación de pagar las cargas asociadas con el usufructo. Estas responsabilidades recaen sobre el usufructuario, quien tiene el derecho de disfrutar y utilizar el bien. 

Como resultado, la carga financiera para el propietario de la nuda propiedad se reduce significativamente, lo que puede resultar beneficioso en términos de costes a largo plazo. Hay que tenerlo todo en cuenta para saber si es una buena operación.

3- Permite proteger el patrimonio

La nuda propiedad también puede ser una forma de proteger y preservar el patrimonio. Al separar el usufructo de la propiedad, el propietario de la nuda propiedad puede asegurarse de que el bien no sea utilizado de manera inadecuada o que vea reducido el valor

Normalmente, una persona que ha vivido ahí toda su vida, que siempre ha sido la dueña de la casa y que ahora decide venderla pero quedarse con el usufructo, la seguirá cuidando. Por ello puede resultar interesante para evitar problemas de desperfectos o de falta de mantenimiento. 

4- Es una inversión flexible

Tipos de inversiones hay muchas. En el caso de la nuda propiedad, sin duda puede brindar flexibilidad a los inversores puesto que se pueden enfocar en la adquisición de bienes inmuebles de alto valor y potencial de apreciación sin la necesidad de asumir el riesgo total, asociado por ejemplo con el mantenimiento del bien. 

Esto puede resultar atractivo para aquellos inversores que deseen diversificar su cartera y maximizar su potencial de crecimiento a largo plazo. Siempre es mejor no depositar todos los huevos en la misma cesta, por lo que considerar alguna vivienda en esta modalidad puede resultar interesante.

5- Facilita las cosas en el caso de herencias

Al separar el usufructo de la propiedad, se pueden establecer cláusulas específicas que permitan una transmisión hereditaria más eficiente y estructurada. Esto puede facilitar la sucesión y evitar posibles conflictos entre herederos. Todo lo que sea agilizar las cosas bienvenido sea.

Si bien es cierto que en términos generales tiene más aspectos positivos que negativos. Aún así, creemos que es importante poner sobre la mesa las posibles contras que podría tener la nuda propiedad para quien decide apostar por ello.

Principales inconvenientes de la nuda propiedad

1- No puedes usar el bien, ni una sola vez 

Una de las principales desventajas de la nuda propiedad es que el propietario no tiene el derecho de disfrutar y utilizar el bien. El usufructuario, que es la persona que tiene el usufructo, es quien puede utilizar y disfrutar de los beneficios del bien, como vivir en una propiedad o recibir ingresos si decide alquilar la propiedad.

Al principio no, pero esto puede resultar frustrante para el propietario de la nuda propiedad con el paso del tiempo, ya que no puede aprovechar directamente el bien en cuestión. Pero es lo que hay. Comprar de esta forma es lo que tiene.

2- Limitaciones en la toma de decisiones

Como propietario de la nuda propiedad, verás que no tienes el derecho de tomar decisiones sobre el uso o la venta del bien. Es decir, si la persona que tiene el usufructo decide alquilar de repente la vivienda a otra persona e irse a otro piso, estará en su derecho de hacerlo.

No obstante, ojo, porque este tipo de decisiones deben ser acordadas con el usufructuario, lo que puede generar conflictos y retrasos en la toma de decisiones. Esto puede ser especialmente problemático si se tienen visiones distintas, con lo cual puede generar unos problemas que nadie suele desear.

3- No recibes ingresos directos a corto plazo

Como propietario de la nuda propiedad, sabrás que no puedes generar ingresos directos del bien. Quién puede alquilar la vivienda es quien tiene el derecho del usufructo. Si el usufructuario fallece y heredas esa condición, sí podrás empezar a percibir los ingresos del alquiler, pero eso puede tardar en ocurrir y debes tenerlo en cuenta.

Dependiendo de cómo se vayan dando las cosas, esto puede limitar las opciones de generación de ingresos y tener un impacto negativo en la rentabilidad de la inversión. Por lo que es algo que debes tener en cuenta respecto a otro tipo de inversiones que pueden ser más inmediatas para empezar a ingresar a corto plazo.

4- Dificultad para vender la nuda propiedad 

Vender una nuda propiedad puede ser más complicado en comparación con la venta del inmueble en condiciones normales. Esto se debe a que el mercado para la nuda propiedad es menos común y puede haber menos compradores interesados. Por lo general, es posible que se limite a inversores.

Además, los compradores pueden tener dudas o preocupaciones sobre las limitaciones asociadas con la nuda propiedad, lo que puede dificultar la venta y afectar el valor de la misma. En muchos casos, seguramente por desconocimiento o porque simplemente no les interesa adquirir el inmueble de esa manera.

5- Riesgo de incumplimiento por parte del usufructuario

Todo en la vida tiene sus riesgos. En este caso, existe un riesgo inherente de que el usufructuario no cumpla con sus obligaciones o responsabilidades. 

Por ejemplo, si se trata de una propiedad que requiere mantenimiento regular, el usufructuario puede no cumplir con dichas responsabilidades, lo que puede afectar negativamente el valor de la propiedad

6- Incertidumbre en el largo plazo

Aunque no hay porqué ponerse en lo peor, la realidad es que la nuda propiedad implica una relación a largo plazo entre el propietario y el usufructuario. A más tiempo más probabilidad de que pasen cosas, como situaciones imprevistas. Todo puede pasar.

Con estos pros y contras sobre la mesa, ¿qué opinas?

Muchos inversores se interesan por la compra en nuda propiedad por todos sus beneficios, porque sin duda es un tipo de inversión más y puede resultar muy rentable con el paso del tiempo.

Aunque no sea una inversión que te vaya a generar un retorno económico inmediato, la realidad es que te permite comprar una vivienda a un precio inferior y eso se puede traducir en una muy buena operación para el día de mañana. 

Por eso es importante tener la mente abierta y tratar de ver siempre lo positivo, dado que los inconvenientes son realmente pequeños y no tienen porqué ocurrir.

Recuerda que si necesitas ayuda, estamos a tu entera disposición. ¿Hablamos?

¿Necesitas un abogado? Cuéntanos tu caso y consigue un abogado especialista hoy